Coaching: cómo lograr los objetivos de su empresa

Untitled-1

No cualquier persona puede ser coach, debe primar la vocación de servicio, experiencia, conocimiento, actitud y contar con formación en coaching.

“Coaching” es una palabra que está de moda y se utiliza en el entorno de manera regular cuando se refieren a entrenamiento o preparación. También se ha comercializado el concepto del coaching como un medio para generar dinero rápido. En realidad, no es así.

Gabriela Bejar Esquivel del Centro de Liderazgo para el Desarrollo de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa, aclara que en realidad un “coach” es aquel profesional con vocación de servicio que acompaña a las personas en su proceso de logro de objetivos.

El coach genera espacios de reflexión, confianza y preguntas poderosas, de tal manera que la persona pueda identificar aquellas pequeñas metas que la llevarán a alcanzar el gran objetivo inicial. Luego de cada sesión, la persona se llevará un aprendizaje positivo que podrá integrar en su vida diaria, generando un impacto potenciador en ella y su entorno.

Mediante el proceso de coaching la persona tendrá la oportunidad de indagar a fondo una situación, encontrando respuestas que no eran tan obvias como se pensaba. Esta herramienta se utiliza con más fuerza en el ámbito empresarial.

Actualmente, las empresas están teniendo la necesidad de contar con profesionales del coaching, y generalmente son personas externas. Un coach, no es quien brinde soluciones a los inconvenientes que tenga la organización; sino, es quien facilita al personal el descubrimiento de nuevas soluciones creadas por ellos mismos.

Estas soluciones son de gran ayuda para su trabajo diario, mejora de la actitud y el bienestar del equipo; lo que en consecuencia brinda a la empresa mejores resultados.

“Vivimos en tiempos en los que estamos absorbidos por la rutina, donde hacer todo rápido y entregar resultados para ‘ayer’ es cosa de todos los días. El poder detenerse un momento a mirar cómo está uno se vuelve importantísimo para evaluar y lograr los objetivos personales y profesionales”, indicó Bejar Esquivel.

A nivel corporativo, los encargados de Recursos Humanos llevan cursos de coaching para complementar sus conocimientos y aplicarlos en sus procesos de selección de personal. Sin embargo, las herramientas de coaching pueden ser utilizadas por el profesional de cualquier carrera y ámbito empresarial.

La especialista añadió que para ser coach es importante tener pasión por adquirir conocimientos complementarios, ganar experiencia, tener una buena actitud y ética profesional.

Gabriela Bejar brinda algunos consejos útiles para ser un buen coach:

Ser muy curioso con el entorno: Prestar atención a todo, analizar lo que sucede actualmente en el mundo, conocer su realidad y la del cliente.

Aprender a mirarse a sí mismo: Implica analizar las oportunidades que se tiene para mejorar como ser humano, eso permitirá el crecimiento personal constante.

No juzgar: Evitar involucrarse en el tema con opiniones personales. Al contrario, el coach debe ser muy objetivo, observador e imparcial.

Utilizar la intuición: Además de conocer la técnica, es importante desarrollar la intuición, ya que será el componente que permita generar las preguntas más poderosas e impactantes para su cliente.

Manejar la frustración: Habrá ocasiones en las que el cliente tendrá delante suyo las soluciones, el camino o las respuestas a su objetivo, pero no podrá verlas. Esto genera frustración para un coach, por ello es importante saber que cada persona tiene su tiempo. Además de tener paciencia e ingenio para generar nuevas formas en las que el cliente lo descubra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.